dijous, 13 d’abril de 2017

¡Un año más, una edición más, la XIX!

Los Ludi Saguntini 2017, en su XIX edición, han finalizado con éxito un año más.

Posiblemente la edición más multitudinaria de la historia de este evento ha reunido a más de 14.000 alumnos venidos de toda la Comunidad Valenciana y de otras Comunidades del territorio nacional, convirtiendo a Sagunt en ciudad de la romanización.

Durante cinco días, las calles de la ciudad han hervido con el bullicio de la gens classica mientras las plazas y los edificios del centro se convertían en escaparate de la cotidianidad grecorromana.


No solo los talleres, sino también los Spatia, que se estrenaban con pleno derecho después de superar la prueba el curso pasado, formaban parte de ese escaparate que ha dado cobijo a tantos estudiantes y profesores de Clásicas y de otras materias. Porque los Ludi Saguntini ya no son patrimonio único de los clásicos, se han convertido en patrimonio de todos.


Un taller nuevo, Antiqua Ornamenta, tuvo una gran acogida. Se ofreció por primera vez el jueves día 4 y su rodaje ha superado nuestras expectativas. Pero todo esto no sería un éxito si no fuese un éxito también la participación de tanta gente. Hay que dar las gracias a todos los voluntarios y monitores de los Spatia, a todos los voluntarios en los talleres, a los alumnos y profesores participantes, a la ciudad entera por volcarse con los Ludi, a los talleristas, a aquellos alumnos valientes que durante unas horas fueron los protagonistas impartiendo un Spatium y a aquellos otros que hicieron de ayudantes en los talleres, en especial a los alumnos del IES de Càrcer.

Multitudinaria fue también la participación en la pompa, que este año rememoraba las Robigalia, y la asistencia a la obra de Plauto, Miles Gloriosus, que cerró esta edición de los Ludi, en la que hubo espacio también para la entrega de los premios del Certamen Hermes y Compitalia. Vaya desde aquí nuestra enhorabuena a los ganadores y nuestra enhorabuena a todos los que cada año hacen posible el disfrute de este evento y su éxito.
                                                           
                         
           

!!!Ya estamos organizando la XX edición!!! 

OS ESPERAMOS EN ELLA

diumenge, 26 de març de 2017

La piedra que habla, la piedra de toque

Ovidio en Metamorfosis II nos cuenta la historia de Bato un pastor que fue testigo del robo de las vacas de Apolo por parte de Mercurio. Para asegurarse su silencio el dios le entregó un ternero y Bato le juró que no le delataría diciendo mientras señalaba una piedra: ¡Vete tranquilo! Esa piedra dirá antes tu robo.
'tutus eas! lapis iste prius tua furta loquetur,' 696

et lapidem ostendit.


Si embargo Mercurio dudó de la palabra de Bato y lo puso a prueba. Cambiando su aspecto el dios regresó y le preguntó si sabía algo de unas vacas robadas y le ofreció a cambio un manto y un buey que Bato aceptó contando todo. Por esta razón Mercurio, indignado lo transformó en duro pedernal, que se llama delator
in durum silicem, qui nunc quoque dicitur index, 706


Esta piedra se ha interpretado como la piedra de toque que pone en evidencia la pureza del oro al tocar su superficie.


Para reconocer la pureza del oro existe desde antiguo un sistema que no destruye la pieza a examen que consiste en la comparación visual de las marcas hechas sobre la piedra de toque de la pieza en cuestión y de otras cuya pureza ya nos sea conocida. La ley de la primera será igual a aquella que tenga una marca más semejante en la piedra.
Teofrastro la menciona en De lapidibus, y Plinio en Naturalis Historia, XXX, XLIII, llamándola coticula, heraclida o lidia
 Sobre el oro y la plata, se acompaña una piedra que se llama coticula. Anteriormente, según Teofrasto, sólo la había en el río Tmolo hoy se encuentra en todas partes. Que algunos la llaman la heraclida, otros Lidia. Se presenta en piezas de pequeño tamaño, que no exceden de cuatro pulgadas de largo y dos de ancho. El lado que recibió los rayos del sol es mejor que estaba en la tierra. Los expertos, cuando frotan con la piedra diestros en este arte, con el mineral  dicen pronto si este mineral contiene oro, plata o cobre, y con un escrúpulo de diferencia, y este maravilloso evento es infalible.

Conjunto de piedra de toque y ácidos

Este sistema era el usado por los joyeros a lo largo de la historia hasta que se añadió un procedimiento químico, el uso del ácido nítrico. Actualmente se frota la joya sobre la piedra, dejando una marca en ella. Sobre ésta se vierte una gota de ácido nítrico que no afecta al oro puro, pero hace que disminuya o desaparezca la huella si no lo es. El color de la huella que queda indica a proporción en la que está aleado.



Se puede hacer de dos formas
-sobre una misma marca se van poniendo gradualmente, gotas de ácido nítrico de diferente concentración, comenzando por la más baja (8, 12, 14, 18) hasta que desaparezca la huella. Si esto ocurre con el ácido de 18 es porque la pieza es de 14.



-se usan dos piezas, una de pureza desconocida y otra conocida, por ejemplo de 14 quilates. Hacemos las marcas de ambas piezas en la piedra de toque y vertemos sobre ellas el ácido. Si las dos tienen el mismo cambio en su tonalidad es porque son de la misma pureza. 



La expresión la piedra de toque se usa para expresar aquello que nos permite conocer el valor preciso de una cosa. Son muchas las ocasiones en las que encontramos esta expresión, por ejemplo:



“La improvisación es la verdadera piedra de toque del ingenio.” 
Molière


“Los grandes espíritus se elevan más cuando se ven más caídos. Porque la desgracia es la piedra de toque de la grandeza del alma.” 
Conde de Romanones


"Si nunca has tenido un gran éxito, no sabes lo que vales; el éxito es la piedra de toque de los caracteres.” 
Amado Nervo

“Los críticos no sabrían distinguir y apreciar ni los diamantes brutos ni el oro en barras; en literatura no conocen sino lo que circula, las monedas; ellos son comerciantes, su crítica tiene balanzas, pesas, pero no tiene ni crisol ni piedra de toque.” 
Joseph Joubert




Salutem plurimam




diumenge, 5 de març de 2017

MATRONALIA


El primer día de marzo eran las “calendas de las mujeres” (kalendae feminarum). Se celebraba ese día la fiesta de las Matronalia, dedicadas a Juno Lucina, protectora de las parturientas, y de las mujeres casadas, en las que se conmemoraba la paz entre Romanos y Sabinos que se consiguió con la mediación de las mujeres sabinas (Plutarco,) que habían sido raptadas por Rómulo y los romanos el 21 de agosto. 

Era la fiesta grande de las mujeres casadas, matronae,  por lo que las matronas se arreglan para estar más bellas ese día


Sulpicia se ha puesto bonita para ti, poderoso Marte, en tus calendas:
para verla, si tienes juicio, baja tú mismo del cielo 
Tibulo III, 8, 

Conocemos los rituales a través de diferentes fuentes clásicas.

J W Godward
  • Gracias a Horacio tenemos un testimonio de las ofrendas: flores e incienso- Comenta que aun siendo un hombre soltero, que no celebra por lo tanto las matronalia, tiene ese día un aniversario y hace las mismas ofrendas, pero en su caso al dios Baco.
Te preguntarás admirado,
tú que conoces la literatura de una y otra lengua,
qué puedo hacer, soltero, en las calendas de marzo,
qué significan las flores, 
y el altar, rebosante de incienso, 
y la hoguera, colocada en el césped verde


También Ovidio Fasti, III habla de las flores como presentes de las mujeres para la diosa y la costumbre  de llevar puestas coronas de flores

(Marte dice) Mi madre ama a las mujeres casadas; y a mi viene a honrarme la muchedumbre de las madres... Llevadle flores a la diosa; es una divinidad a la que gustan las plantas floridas; ceñíos de tiernas flores la cabeza... 


  • Se hacían ruegos en alabanza a los maridos y por la continuidad del matrimonio. Ausonio nos dice que las mujeres celebraban ritos en alabanza a los maridos, pro laude virorum

y los ritos sagrados que las matronas veneran para rendir gloria a los hombres, cuando regresan los primeros días de Marte
Ausonio Feriis Romanis

Y sabemos por Acronius que los esposos hacian ruegos pro conservatione coniugii


kalendis martiis matronalia dicebantur eo quod mariti pro conservatione coniugii supplicabant et erat dies proprie festus matronis, 
Acronius, Comentarios a Horacio, Oda III

  • Se invocaba a la diosa Juno como protectora de las mujeres y de los partos

 (...) decid: "Tú Lucina, nos has dado la luz". Decid también "Escucha la súplica de las parturientas". Si alguna se encuentra en cinta, que eleve sus plegarias, después de soltarse el cabello, para que Juno Lucina le suelte también blandamente el fruto de sus entrañas. 

Ovidio Fasti, III

  • También se hacían regalos en las MatronaliaLos antiguos entendían esta costumbre como un paralelo de los regalos de las Saturnalia que eran para los hombres. Lo expresa claramente Suetonio, Vespasiano, XIX leemos: (Vespasiano) Hacía regalos de mesa a los hombres el día de las Saturnales, y a las mujeres el día de las calendas de marzo. La relación entre ambas costumbres era tal que Marcial decide no regalar  en las Matronalia a la amiga que no le ha regalado previamente en las Saturnalia.
A souvenir. J W. Godward

Libro V, LXXXIV: (Las fiestas se acaban y Gala no le ha regalado nada.....) se acercan ya vuestras Saturnales, las calendas de marzo. Entonces te devolveré Gala, lo que me has regalado.

Tradicionalmente los reciben las esposas de sus maridos o familiares y amigos. En época imperial era una obligación dar regalos a las mujeres en ese día. Por eso Tíbulo III, 1 nos habla de la ritual procesión de regalos

Las festivas calendas del romano Marte han llegado-
para nuestros antepasados éste fue el comienzo del año-
y ahora por todas partes corren en su ritual procesión,
por las calles de la ciudad y de las casas, los regalos

  • Y se celebraban banquetes en los que hay inversión social. Las matronas les preparaban cenas a los esclavos, como los amos lo hacían en las Saturnales: aquellas para invitar a principio de año a los esclavos a un diligente servicio en su trabajo, éstos como si liquidaran una deuda por el trabajo cumplido. Macrobio, Sat, I, XVII,7


Salutem plurimam






diumenge, 29 de gener de 2017

¡¡El reloj jamón funciona!!


Hace un tiempo, concretamente en octubre del año 2008 (tempus fugit!!) nos llamó poderosamente la atención un curioso reloj solar portátil con forma de jamón que se encontró en Portici, de modo que le dedicamos un post con la descripción detallada de su hallazgo y su uso.

Hoy vuelve a ser noticia porque el profesor Christopher Parslow de la universidad de Wesleyan ha logrado realizar una impresión en 3D lo que permite conocer con más claridad su funcionamiento.

Al reloj original le falta el gnomon, imprescindible para que funcione el reloj por lo que Parlosw lo añadió siguiendo el dibujo del siglo XVIII en que se describe por primera vez en el libro Antichitá di Ercolano  esposte (volumen III, prefacio).



Lo probó al aire libre dejándolo suspendido de manera que la sombra del gnomon cayera sobre la rejilla horaria grabada en el cuerpo del reloj…y funcionó!!!

En la imagen el reloj marca las nueve de la mañana



 Sin embargo debido a su pequeño tamaño y a que es un reloj de colgar, y por lo tanto inestable, no ofrece mucha exactitud. Es un reloj solar original que el profesor considera más un símbolo de status social que un instrumento de medida del tiempo en sí y lo compara con los sofisticados y caros relojes suizos de alto valor económico sirven más como ostentación de riqueza que como simples relojes.


En cuanto a la forma del reloj plantea que está relacionado con la filosofía epicúrea, y Kenneth Lapatin del museo J. Paul Getty dice que debe entenderse como una broma del estilo de “Disfruta la vida mientras la tienes porque vas a acabar como un jamón”

La fuente de la noticia es National Geographic que nos informa también de que éste y otros muchos relojes, calendarios, horóscopos y zodiacos se encuentran recogidos en una exposición Time and Cosmos in Greco-Roman Antiquity en el Institute for the Study of the Ancient Worldde Nueva York hasta el 23 de abril. Una buena razón para ir....


Salutem plurimam



diumenge, 22 de gener de 2017

Material en latín para AETATES HOMINIS


Podemos trabajar aspectos de vida cotidiana en clase sin descuidar el apartado de lengua y sintaxis acercando a nuestros alumnos a las costumbres romanas a través de textos en latín sobre estos temas. Por ejemplo con el libro de Ugo Enrico Paoli, CICERONIS FILIUS que es puerilis narratio ad domesticos Romanorum mores illustrandos in usu scholarum redacta



De esta manera logramos combinar adecuadamente dos objetivos importantes en nuestras clases. El texto como pretexto, que decía mi profesora de latín del instituto.

Ugo Enrico Paoli, lo conocemos sobre todo por su obra Urbs, la vida en la Roma antigua, un clásico para conocer la vida cotidiana en la antigüedad.

La obra de Paoli se puede descargar desde a través de la página de Vivarium Novum en su apartado de recursos para la práctica en el aula donde encontramos otros muchos trabajos de gran interés.
En esta ocasión nos centramos en Ciceronis Filius ya que trabaja apartados conectados directametente con la temática de nuestro taller Aetates Hominis. 
En él en se tratan temas como los vestidos, la casa, las comidas, lo viajes, los muebles y útiles domésticos, enfermedad, etc..
La relación de temas relativos a la infancia, el matrimonio y la muerte y la página en la que se hallan es la siguiente:


  • Nacimiento, tollere infantem, primeros cuidados, imposición del nombre y dies lustricus.  Página 1  a la 3 
  • Nuptiaepreparacion boda, sponsaliadextrarum iunctio. Página 15 a la 18
  • Cena nuptialis, rapto, deductio, pompa, "Ubi tu Gaius, ego Gaia". Páginas 29 a 30
  • Juegos infantiles. Páginas 32 a 34
  • Escuela. Páginas 35 a 37
  • Muerte. Páginas 52 a la 57


 Esperamos que os sea útil

Salutem plurimam


diumenge, 11 de desembre de 2016

Fíbula de Praeneste: la inscripción

La inscripción que aparece en la fíbula trajo consigo una serie de polémicas que, como con el objeto mismo, tenían que ver con su autenticidad. Es en este tipo de contextos donde la labor del filólogo resulta esencial para esclarecer, desde el punto de vista lingüístico, si el texto de la inscripción pudo ser falsificado en un momento en el que el estudio de la historia de la lengua latina estaba dando sus primeros pasos.

El texto ofrece datos lingüísticos y gráficos, en dos de sus cuatro palabras, fhefhaked y Numasioi, que no eran conocidos antes de 1887.


Inscripción Fíbula Preneste
El objeto habla en primera persona, fenómeno conocido tanto en el mundo griego arcaico como entre los etruscos y otros pueblos de la península itálica. El tipo de letra se corresponde con el de los alfabetos griegos y etruscos de época arcaica. Alan Blakeway señala que dicho alfabeto deriva directamente del que se usaba en Cumas hacia mediados del sigloVII a.C. Parece, además, que este tipo de letra es relativamente corriente en las inscripciones tempranas griegas y normal, aunque no exclusivo, en las etruscas.

Recientemente se ha relacionado la grafía de la fíbula con el llamado alfabeto ceretano arcaico, documentado en un área que comprende Cerveteri, Tarquinia y el campo falisco. Llama la atención que tanto Manios como Numasios aparezcan con un único nombre. El uso de un sólo nombre está documentado en la Etruria del período orientalizante en personajes de altonivel social. Manios debió de ser el donante del objeto.

La fíbula pudo pertenecer en vida al difunto y ser parte de la indumentaria con la que se le enterró, pero tampoco hay que descartar que fuera un regalo de despedida, una ofrenda funeraria. Manios es un gentilicio bien conocido en época clásica. Presenta desinencia -os, bien documentada en época arcaica, que aún no ha cerrado en -us. La desinencia -oi de dativo, en Numasioi, es bien conocida en griego y en osco y encaja perfectamente en el diasistema latino-falisco. Está atestiguada en latín arcaico, pero no se había identificado antes de su aparición en la fíbula – cuando Helbig presentó la pieza, Numasios era un unicum en la onomástica latina, lo que se utilizó como un argumento más a favor de la idea de la falsificación-. No se conocían paralelos de la forma sin haber sufrido aún rotacismo y debilitamiento y posterior cierre en e de la -a breve en sílaba interior en contacto con r que darán la forma Numerius del latín clásico.

Actualmente, está documentado el gentilicio etrusco Numasiana en una inscripción del s. VII a.C. procedente de Caere, dato que sustenta la existencia de la forma Numasioi que, como comenta P. Poccetti, ya era perfectamente plausible según la formación de nombres personales en -sio en latín y otras lenguas indoeuropeas de la península Itálica. Med, acusativo del pronombre de primera persona, aparece con normalidad en inscripciones arcaicas.

Pero la forma realmente singular es el perfecto reduplicado fefaked. La desinencia -ed está documentada en las inscripciones latinas arcaicas. Sin embargo, el tema verbal caracterizado con reduplicación hace que esta forma del perfecto de facere sea absolutamente única en latín. Es cierto que quedan restos de reduplicación en otros perfectos y que hoy por hoy están documentadas en gran parte del ámbito itálico formas reduplicadas del verbo facere. Estas formas respaldan, al menos en teoría, la existencia de una forma latina fefaked.

Guarducci cree que el falsificador, queriendo crear una inscripción más arcaica que la de Duenos, se sirvió de las formas oscas para introducir fefaked. Pero para esto habría que suponer también que Helbig, que no era gramático, debía de tener conocimientos de osco y gramática comparada, que eran demasiado avanzados para su época, y que le hubieran permitido deducir, a partir de las formas de la tabula Bantina, que existió en latín un perfecto reduplicado de facere.

Tabula Bantina

Otros investigadores sostienen la imposibilidad de reconstruir un perfecto fefaked anterior a feked, que es la forma atestiguada en el vaso de Duenos. En latín, feced deriva de un aoristo que se corresponde con el griego ἔθηκε y, en consecuencia, fecit no podría provenir de una forma reduplicada. Sin embargo, hallazgos recientes han traído a la luz la forma del perfecto falisco faced que permite deducir la existencia de formaciones de perfecto con grado apofónico de la raíz, es decir, la forma fefaked tiene que ser vista como una forma no romana, entenderse como una innovación procedente de un área lingüística donde el tipo de perfecto con reduplicación predominaba sobre las otras formas.  
El latín de Preneste no era como el de Roma. Por su posición entre oscos y latinos, el dialecto prenestino debió de absorber rasgos lingüísticos de las comunidades colindantes y así se explicarían formas como fefaked importadas de alguna otra lengua itálica. Es interesante que la reduplicación aparezca separada del radical por un signo de interpunción consistente en tres puntos, a diferencia de las demás palabras del epígrafe que aparecen separadas entre sí por dos puntos. El fenómeno de la interpunción, habitual en la epigrafía latina, aparece a veces en inscripciones griegas arcaicas y muy frecuentemente en inscripciones etruscas de todos los períodos, pero sólo se conoce un ejemplo, en falisco – pe:parai-, en el que una reduplicación esté separada de su radical por tres puntos. Esta forma fue descubierta en 1889, después de la publicación de la fíbula, por lo que es del todo improbable que pudiera haber servido de modelo para una supuesta falsificación.  
Como influencia etrusca se explica también el empleo de k ante e. Aunque el fenómeno no está bien documentado, parece que la irregularidad en el uso de C, K y Q en etrusco era frecuente en la época en la que se data la fíbula. Respecto al empleo del dígrafo Fh para representar la fricativa labio-dental sorda, se trata de un fenómeno único en latín, exceptuando la inscripción del Foro (CIL I 2, 1) en la que aparece okafhas, de interpretación muy discutida. Sin embargo, en algunas inscripciones en véneto y etrusco arcaico aparece el mismo grupo fh con el valor fonético que tiene en esta fíbula. En véneto, el hecho de que se usen indistintamente fh/hf para expresar /f/ es completamente regular.  
Lapis Niger

Igualmente en etrusco se emplean indistintamente las grafías vh/hv para representar el sonido /f/. Pero el valor fonético que tiene el dígrafo fh en estas inscripciones no se conoció hasta 1888, un año después de la aparición de la fíbula. Y es precisamente la presencia de esta grafía en la inscripción la prueba determinante para algunos investigadores de la autenticidad de la fíbula, pues el valor fonético del grupo fh pudo explicarse sólo a raíz de la publicación de Helbig y Dümmler.  
Ni Helbig, que no era gramático, ni nadie en aquel tiempo hubiera podido estar en posesión de los conocimientos suficientes para condensar en tan pocas palabras tantas peculiaridades lingüísticas que solo luego se llegarían a conocer. Posiblemente sean el extenso trabajo y el prestigio de Guarducci lo que más ha contribuido a difundir la idea de la falsedad de la fíbula. La polémica sobre la fíbula de Preneste es un buen ejemplo de cómo los argumentos científicos se mezclan con facilidad con el prestigio y la auctoritas de las personas que se imponen en el debate, a pesar de que resulta difícil separar los intereses y las rencillas personales de los razonamientos científicos.  
Las antiguas inscripciones no pudieron ser valoradas en su justa medida, es decir, la lingüística, hasta que los conocimientos científicos lo hicieron posible. La fíbula de Preneste, de haberse conocido ya a finales del siglo XVIII, no hubiera sido más que un testimonio de la primitiva barbarie de la lengua latina. Sin el adecuado marco epistemológico la pieza puede perder todo su valor y deja de ser un hecho estudiable. Tan importante como que un documento sea o no verdadero es que la Ciencia oficial pase a legitimarlo. Desde el punto de vista epigráfico, el CIL recogió la fíbula, mientras que en la nueva disciplina que constituye la lingüística latina la pieza pasó a formar parte del nuevo relato de la historia de la lengua. El texto de la fíbula de Preneste es interesante sobre todo para los estudiosos de la historia de la lengua latina y no tanto para los de la historia de la literatura romana. Estos dos paradigmas, el de la lingüística histórica del latín y el de la historia de la literatura romana, se separaron, precisamente, a finales del siglo XIX. Por lo que hace a esta fíbula, se combina perfectamente tanto el componente meramente material (el objeto en sí, la forma de la inscripción y el contenido de la inscripción) como el interpretativo (la nueva lingüística histórica del latín), al margen de su autenticidad o falsedad.